miércoles, 2 de febrero de 2011

Ser comunicador en la era del twitter, internet y playstation.



Mas te vale que estés seguro de lo que dices, tu memoria debe ser rápida y efectiva. Tan rápida como el que escucha y tiene afán de replica con recurso de computadora a la mano.

El fanático de hoy es mucho mas exigente, conocedor, reclamón, vive con la consigna de buscar el momento en el cual pueda corregir (si es con ridículo de por medio, mejor) al periodista que informa, comenta o escribe.

Un lapsus, desconcentración, error involuntario o error como tal; puede ser sentenciante para el argumento que busca el cazador de fallas.
Al mismo tiempo, esta realidad da mayores beneficios a todos los receptores de noticias, si había irresponsables atrás de los sucesos, ya no les sera posible decir cualquier cosa sin correr el riesgo de ser refutados, aclarados y quien sabe si en el camino humillados.

La voz contagiosa y melodiosa no basta, hay que tener la base del dato real y preciso. Y ocurre que en muchos de los lugares donde se labora hoy en día no hay posibilidad o capacidad para usar los recursos de quienes, cómodamente desde casa, siguen la información.

Muchas de las plazas con cabinas de radios en los estadios no tienen acceso a internet. Nos quedan entonces los teléfonos inteligentes...pero? han tratado alguna vez narrar o comentar un partido al mismo tiempo que buscan información sobre las letras diminutas que ofrecen estos móviles?

Esto es básico, sencillo. Hay que ir preparado para el evento en que nos tocara laborar, igual habrá momentos que nos pondrán en aprietos.
Y que pasa si la información que necesitamos no hizo la selección de nuestros apuntes previos? Llega aquí la intervención del productor de campo, quien previamente debió haber solucionado cualquier limitación y tener, a toda costa, acceso a datos. Si no tenemos eso, hay solución de era actual. Les aseguro que una buena fuente confiable de seguidores en twitter, podrán resolvernos el problema.

El arte de describir las acciones y el mundo que vemos para otros, exige mucho mas hoy, la era de describir primero e informar después quedo exterminada.

No es nada sencillo, la verdad nunca lo debió ser, el culto al facilismo introdujo a muchos en una dimensión mediocre.
Omnipotencia y arrogancia al creerse el único en conocer la verdad.
Mas interés en firmar, salir o hablar en la nota antes que preparar el contenido de ese trabajo.
El objetivo es informar a la comunidad y no jactarse de haberle ganado a la competencia.

Que maravilloso resulta ser corregido por un niño de 11 años que juega playstation todo el día y se conoce las alineaciones de fútbol internacional mejor que cualquiera que hace esto de manera profesional. Es una ayuda que beneficiara a otros.

De eso se trata esto, de que el beneficiado sea el receptor de la noticia, no el que la transmite... o no?

3 comentarios:

xavier1182 dijo...

es q lo mínimo q el receptor debe exigir de un profesional de la comunicación... q vive de esto y para esto es q x lo menos sepa más que uno... tampoco vamos al extremo q se las sepa todas... pero q x lo menos no haga el ridículo... es más o menos como cuando uno va a una clase en la q se tiene un mal profesor... no hay nada más frustrante q te "enseñe" alguien que sabe menos que uno.

Anónimo dijo...

Buen post. Es cierto, ahora todos somos más exigentes, pero debemos ser tolerantes. De un error involuntario no se debe hacer mofa, aunque lo que más hay en la actualidad son sabidos que creen saberlo todo. Esos son los insoportables que están pendientes de cualquier palabra mal escrita o error ortográfico.

Hay diferencias entre hacerle una observación en buena onda a un comunicador y hacerlo quedar mal sobre lo que hubiese escrito o dicho.

Esto del Twitter me ratifica que sobran los pendejos que todo lo saben, los nunca se equivocan y quieren demostrar sus conocimientos a través del error involuntario del otro.

Por supuesto que el comunicador profesional tiene que estar más pilas con lo que dice o escribe y no botar cualquier cosa que se le venga a la mente, tienen una responsabilidad mayor que la nuestra, los que estamos del otro lado de la vereda.

Este post me recuerda al imbécil de D. Bisbal que hace tres días puso en el twitter algo sobre Egipto y la revolución en marcha, algo así como las pirámides están vacías ohh q pena...pero claro, ese no es comunicador ni nada, es simplemente imbécil.

El Abogado chiro.

alexander dijo...

Y lo importante no sólo es la calidad de esa información, si no la variedad....Si uno sólo va a escribir de fútbol, por ejemplo, te aburres de seguir al mismo tipo