martes, 19 de noviembre de 2013

Tu cine estereotipado no es mi cine.



El columnista invitado.

Después de mucho pensar sobre el tema del cine y los antecedentes en nuestro país he decidido que la mejor forma de descargar mis ganas de exigir un cine de calidad era escribir este articulo y dejar claro los conceptos que impulsan mis metas, mis criticas y mis derechos como consumidor.

Cuando termine mis estudios en cine en la ciudad de Barcelona decidí volver al país y llegue cargado motivaciones, una de las principales era la creación de ese consejo nacional de cine que parecía la plataforma perfecta para aterrizar mis ideas. Debo confesar que al principio, por mi largo periodo fuera del país, se había borrado de mi memoria todo prejuicio regionalista y mi interés por la estructura que se formaba en torno al CN-
Cine era transparente, carecía de estos lamentables sentimientos y posturas que nos dividen y que con el tiempo fueron apareciendo.

En el 2008 fue la primera vez que visite las oficinas del cncine para pedir información acerca de las subvenciones que ofrecían para la producción de cine y debo confesar que este encuentro fue crucial y aterrador al mismo tiempo. Crucial por que me abrió los ojos sobre la visión que tenían de producción de cine y aterrador por que no se parecía en nada a lo que habían enseñado.

Recuerdo que durante ese año ya se trabajaban en proyectos como ¨Mono con Gallinas¨ y ¨Sin Otoño sin Primavera¨, películas que hace muy poco por fin vieron la luz. Un promedio de 6 años por película, que sistema tan malvado y retrogrado, como puede ser que se castigue así a los directores y productores por una ayuda a medias, también hay que reconocer que los directores que se sometieron a estos procesos se pueden tildar de valientes o de oportunistas.

Debe ser devastador y casi mortal para un director después de batallar tantos años por un proyecto y al final enfrentarse al fracaso.

Este sistema de subvenciones apostaba la cantidad, ósea la división de los fondos en varias categorías versus la producción de calidad y estrictamente a la producción de películas. Yo sabia poco en ese momento y sigo sabiendo poco en la actualidad pero no hacia falta saber mucho para darse cuenta que someterse a este proceso de subvenciones no era otra cosa que una perdida de tiempo y probablemente la ruta al fracaso. Hoy por hoy sigo pensando lo mismo, sus procesos son por demás inútiles siempre y cuando se siga apostando calidad versus cantidad.

En un país como Ecuador, donde se puede contar como dice la frase… con los dedos de una sola mano las personas que saben hacer cine, no se puede hacer una convocatoria nacional para repartir fondos a todo el mundo.

Le dieron alas al que no sabe volar y barba al que no se sabe afeitar.

Por eso el medio del cine está lleno de oportunistas bien relacionados que disfrutan de hacer cine de mal gusto y con una visión tan corta como la distancia que separa la punta de su nariz de sus cerebros.

He seguido uno a uno los pasos del CN-Cine desde mi llegada al país. He visto todas las películas ecuatorianas que me ha sido posible, he asistido a innumerables eventos y cuanta actividad de relevancia con el cine que se haya dado en este país y lo que les puedo decir es que el cine habla por si solo. Fracaso tras fracaso con la intermitencia de uno o dos logros que a mi juicio se deben mas a la calidad de los directores que a la ayuda recibida por el CN-Cine.

Han pasado varios años y veo con decepción como se gastan los fondos en películas carentes de todo concepto y sin la mas mínima justificación en sus procesos, sus películas están llenas de personajes estereotipados y diálogos injustificados que pasan por una vergonzosa identidad propia del estereotipo común y corriente. Esto me ha llevado a la postura tan radical de no callarme ante nada y a decir lo que pienso sin temor a ser señalado. No es mi fin criticar para ofenderlos, mi fin es que a través de estas criticas analicen sus inversiones y su visión sobre el cine ecuatoriano.

Evidentemente a pesar de tanta producción existente en la actualidad seguimos sin tener buen cine, a excepción de ciertas películas, cabe recalcar que estas películas entre comillas exitosas siempre han tenido vinculación con la región costa, ya sean sus personajes o sus historias.

Nosotros al igual que ustedes queremos desarrollar una actividad cinematográfica en la ciudad de Guayaquil, un cine que nos represente y que nos ayude a aportar pero por sobre todo que genere una industria que nos permita ser lo que somos y hacer lo que sabemos.

Es duro comprobar que tenemos el talento y muchas herramientas para lograrlo pero el bloqueo impuesto por sus subvenciones nos ha dejado fuera de juego. He contado en una lista de Wikipedia y luego corroborado en un librito de memorias que ustedes mismos me facilitaron en uno de sus eventos. Desde 2006 año de creación del CN-Cine hasta la fecha se produjeron mas de 36 películas, unas cuantas apoyadas por el CNC, con la penosa estadística de que solo 4 de esas 36 fueron filmadas o tenían relación con la región costa, que para variar son las que mas éxito han cosechado.

Seguramente esta es la parte mas solida y dura de mi balance. Pero lo peor no es eso, lo peor es que de esas 30 y tantas películas no podemos contar ningún éxito relevante con excepción de unas cuantas como vengo mencionando a lo largo de este articulo, esto sumado a que los ganadores de subvenciones del estado sean casualmente los mismos de siempre aunque fracasarán en cada intento.

El espectador merece respeto, merece como todo cliente ser mimado y ofrecerle la mas alta calidad que nos sea posible.

Cuando la ayuda no es completa como debe de ser en el proceso creativo de una película siempre hay un daño colateral con el resultado final.

Un director de oficio y trabajador presenta su guión completamente terminado, no da cabida a que su historia sea manipulada. Un buen guionista presenta un guión 100% justificado y versionado tantas veces como haya podido, un verdadero productor o jurado hace una correcta lectura del guión donde se analizan la viabilidad y el estudio del presupuesto, si a este punto la historia sigue siendo factible se da por iniciado el proceso de pre-producción que empieza por un casting, el casting es la parte mas fundamental en el proceso de una película, es prohibido y perjudicial usar TALENTOS TELEVISIVOS en el cine por que le resta verosimilitud y mata el universo que se crea entre el espectador y el personaje cuando se encuentran en una sala de cine.

Son varias las películas ecuatorianas las que usan talentos mediáticamente quemados y muy vistos en la televisión. Esto imperceptiblemente resulta muy asequible para la memoria del espectador como para generar ese enganche que le permite creer cada frase que el personaje nos dice y cada acción que toma dentro de la película. Un casting debe ser justificado según el trasfondo de los personajes y en relación directa la historia. Otro aspecto importante es la creación de un tono fonético neutro para que al ser oído por el espectador en otras regiones no provoque rechazos si el tono y los diálogos están estereotipados.

El publico se tiene que identificar con la voz y el acento de sus personajes, recuerden la carrera es audiovisual, primero audio luego visual.

Para un filme independiente como los que se vienen haciendo se estima de 3 a 5 meses de preproducción. El rodaje por tema de presupuesto siempre se realiza en 3 meses y otros 3 meses mas para la finalización del proyecto hasta el estreno. Ósea un proceso completo para un filme independiente debe ser de máximo un año en todas las edades de su producción y no 6 años que es el promedio actual de sus camadas. Otro aspecto que parece no importarles es la rentabilidad de sus inversiones, no se cuantos millones se han entregado desde que se creo el consejo pero asumo que debe ser mucho y seguro que no han logrado recuperar. El cine mas allá de ser un arte es una industria muy rentable si se toman las decisiones correctas y objetivas. Si el espectador pierde la confianza en el cine nacional a causa de tantos fracasos y decepciones nos perjudican a todos, la gente corriente desconoce del cine nacional, están sumergidos en sus propias historias. Y la gente del medio o los consumidores con mas cultura aprovechan el tema del cine para burlarse de los estereotipos mas absurdos que se plantean en las películas que vienen financiando.

Creo que fue esta falta de respeto como espectador la que motivo este sentimiento de reclamar ante cada fracaso y cada burla que he recibido como consumidor, como espectador y como colega de este sagrado oficio.

Señores del CNC con este articulo dejo constancia de mis motivos y mis razones para generar esta oposición que tiene como única intención la mejora de sus procesos, el entendimiento del cine que se viene haciendo y la clara lucha que enfrentamos entre el inútil dilema de un regionalismo que nos divide y nos perjudica a todos.




Cristhian C. Constantine.   





3 comentarios:

Pulp dijo...

Lo noto medio regionalista al que escribio este articulo. Yo solo digo, en mi opinion la peor pelicula que ha salido en estos años es Sin Otoño Sin Primavera, un bodrio lleno de lugares comunes, mal actuado y terriblemente ejecutado. 100% made in Guayaquil...

alexander dijo...

No sé, pero lo noto un poco regionalista y subjetivo, a pesar de eso concuerdo con su post. Creo que el famoso cine de "realidad social" ya está quemado. Eso de la lucha de clases y el "pornomiseria" de las últimas películas ecuatorianas ya cansa. Al menos al ver "Monos con gallinas" pude observar un cine distinto: no se ha hecho mucho cine histórico, con excepción de las biografías propagandistas de algunos expresidentes. Aunque en lo personal no me gustó el final de "Monos con Gallinas", me gustó el hecho de que se hagan películas que no sólo traten sobre la tan berreada lucha de clases, con el hijito de mamá que se rebela y se hace punkerito drogadicto, o el artista no comprendido por oa sociedad consumista. Creo que el cine ecuatoriano debe atreverse a contar otras historias y dejar de verlo como una herramienta sociológica o política. Sin ir muy lejos, el cine brasileño y argentino han dejado eso y cuentan historias que caben en cualquier género, sea comedia, romance, drama, acción o terror. Películas como El Nido Vacío, El Secreto de sus Ojos o Metegol dan fe, al menos en Argentina, de que se pueden usar varios temas para hacer una excelente película. No sé si fue esa la intención del autor pero, yo al menos, me estoy cansando de ese cine. Soy guayaquileño pero creo que en la Sierra han hecho mejores cosas, por lo menos en comedia miren a Enchufe tv (aunque no es cine, son sketches transmitidos por la web), pero se ve mejor evolución en esto. Por el lado de la Costa me le saco el sombrero a Prometeo Deportado. Y ojo: yo al menos seguiré viendo cine ecuatoriano con la esperanza de que mejore y se hagan más cosas.

Saludos

Jose Federico Aroca Arroba dijo...

Buena Cristhian!!! Te Felicito... Tuviste la valentia de decir el sentimiento de muchos cineastas PREPARADOS... que invirtieron dinero y tiempo en estudiar en otros países, ricos en historia cinematográfica... Sacrificios que se hicieron para llegar a un país que aún los que manejas el CNC no están a la altura de otros consejos de cine...
Abrazos Brother!!!!