miércoles, 13 de agosto de 2014

10 cosas q me impresionaron en Brasil

Cumple un mes de vida la fecha que cerró el mundial de Brasil 2014, carreteras de tinta han sido expuestas para explicar la intensidad deportiva y carga de records que dejo la copa, a estas alturas tomar lección seria innecesario, lo expuesto en cancha ya es parte de la cultura general de todos.

He optado por recorrer otros caminos y exponer algunos detalles que hicieron mi lista de las diez cosas(que podrían considerarse sin sentido) que me impresionaron mas en los 46 días que trabaje durante el mundial Brasil.


1. Cámaras GoPros

Estaban en todo lados, confirme lo que había leído en un informe económico, es la cámara mas vendida del mundo. Fanáticos, jugadores, árbitros y periodistas(yo lleve dos) la tenían y usaban con poder constante.







2. Trenzas Felipe Caicedo
No tenia la menor idea que el "look" de Felipe Caicedo era adulterado, las trenzas que usaba para saltar a la cancha no eran parte de su cabellera natural...si así quede, igual que usted al leer esto.






3. Trafico con cortesía
Nunca olvidare el primer día de trabajo en Rió de Janeiro, para llegar al predio de Flamengo estuvimos cerca de dos horas y media en trafico, Holanda entrenaba en esta cancha, después de grabar el lugar nos dirigimos a Ipanema donde estaba el hotel de los europeos, de ahí regresamos a nuestra oficina, todo el tramite tomo cinco horas, un trafico que bien podría ser vendido como arma toxica, lo impresionante, todo el tiempo con cortesía y gestos amables de quienes estaban eran parte de estos colosales atolladeros.

4. Todo en paz despues del 7-1.
Estábamos en Rió, nos preparábamos para transmitir al día siguiente Holanda-Argentina en Sao Paulo y al igual que el mundo entero no nos imaginábamos el 7-1. Cuando Kroos anoto el tercer gol le dije a Alvaro Freire(jefe de misión en Brasil) o nos preparamos para grabar el caos o nos ponemos a buen recaudo...esperábamos lo peor...no paso nada, absolutamente nada, al menos en Rió de Janeiro había pena, pero disturbios u otros...nada, esa noche la ciudad quedo desierta, eso si.

5. No se picaban
Si hubo alguien que se dedico a molestar y se adueñaron de Brasil, fueron los argentinos, el canto de "Brasil decime que se siente" sonaba día, tarde y noche(y abombama al maximo) lo que llamaba la atención era que los brasileños gozaban y se divertian con el canto, en porcentajes, el fanatico local no se picaba con la joda.


6. Ecuatorianos en Rio de Janeiro
Nunca antes vi tanto fanatico ecuatoriano en una ciudad para un partido de mundial, durante meses se hablo de los costoso que era este evento, el mundial mas caro de la historia...igual llegaron y en una cantidad descomunal.





7. Vaso Budweiser
Era sponsor del mundial, pero para obtener el vaso que había diseñado exclusivamente para el certamen había que comprar una cerveza a precio de estadio y con la economía de Brasil, por ende, la demanda para conseguir este vaso se volvió intensa, había comercio intenso por conseguir uno, la gente se los compraba a quienes habían adquirido su cerveza...querían el vaso de recuerdo.





8. Que caro que es Brasil
Hoteles de tres estrellas a $560 la noche, zapatos de $450, camisa de Brasil por $230, una caipirinha en la playa a $12; Brasil es un país muy costoso, la aplicación de economía austera se aplicaba al máximo en Brasil.


9. Ambulancias
Pase largas horas en el trafico de este país y la presencia de ambulancias era constante, en cada viaje de cobertura, que eran largos( como especifique en el punto 3) nos topábamos con unas siete ambulancias, y tal y cual dije antes, se les abría paso y daba siempre preferencia.

10. Ver partido como fanático
En Brasil 2014 vi mi partido #47 de un mundial en vivo, nunca antes lo había visto en un puesto de aficionado, siempre en estuve en localidad de prensa...es otro mundo, lo que me había perdido!!!!...indescriptble!!!...


2 comentarios:

Alfonso Ernesto Buenano dijo...

Sobre el punto 2. Parece q eso fue lo mas importante para el en el mundial..slds

Barto dijo...

yo logré conseguir el vaso mundialista con un amigo que viajó a Rio