miércoles, 21 de enero de 2015

Memorias de necesidades que terminaron en emergencia


MEMORIAS DE CAGUES...POCO AGRADABLES

Era un chiste frecuente, cuando alguien buscaba un símil contundente para dar una de idea de una situación indeseable o poco envidiable, se acudía a la frase: "mas feo que te de ganas de cagar en el estadio modelo durante un clásico del astillero".

Aquella circunstancia con matices de pesadilla no guarda sensibilidad con nadie, si te  toca, te toca, llega sin misericordia...y a mi me toco...y no en clásico del astillero, sino en final de copa libertadores.

La euforia en Quito era contundente, Liga de Quito recibía a Fluminense en la primera gran final de la copa libertadores del año 2008.
La salida al estadio era temprano aquel día, había que emitir información en casa blanca desde muchas horas antes del pitazo inicial, ya en esas instancias previas del día sentí unas solidas escaramuzas de erupción volcánica en mi estomago...las minimice, decidí no lidiar con eso...grave error...invitación a la masacre...me fui al estadio sin tomar esa precaución necesaria.

El día y tarde caminaron de manera normal, cuando el cielo ya cambiaba de color la situación era casi critica, el miedo saludable que me había acompañado el día iniciaba transición a pánico, busque alternativas, los lugares públicos cercanos estaban colapsados, decidí encarar a las "ganas de..."

Para cuando ya estábamos instalados en la cabina de transmisión los deseos venían acompañados de dinamita, la fiesta de la final de la libertadores estaba encendida, los jugadores de LDUQ saludaban a las tribunas al mismo tiempo que una espesa gota de sudor, con sabor a angustia, descendía por mi rostro.
No habían pasado ni dos minutos y Bieler marcaba el 1-0, se venia abajo el estadio y a mi se me venia abajo otra cosa, a esas alturas en la cabina todos sabían ya de mi realidad, muchos reían y otros ofrecían solidaridad(con algo de risas).
Minuto diez, la situación era insostenible, había que hacer algo, de lo contrario el desastre llegaría...salí en busca de ayuda, afortunadamente el estadio de liga es el mejor del Ecuador y sus instalaciones así lo demuestran. El baño al que llegue estaba muy bien, pero tenia señales de que el transito había sido pesado durante toda la jornada...ejecute la obra y durante mi estancia en ese trono, Dario Conca empato el partido...salí del sitio como que si no hubiera pasado nada, con cara de que venia haciendo cualquier otra cosa, menos lo que revelo hoy, mi nivel de alivio era descomunal, era un hombre liberado!!!!...entre a la cabina, recibí palmadas de respaldo, no pasaron ni cinco minutos...Guerron ponía el 2-1.

Una semana después, en Rió de Janeiro, sin ninguno de los problemas aquí descritos, Liga de Quito ganaba la Copa Libertadores.


Este fue el trabajo que hicimos de esa final en Brasil


Así fue como este momento, que no califica como uno de mis favoritos, me acompañara por siempre, puedo decirlo que me queda como un confuso recuerdo, a mi...me dio ganas de cagar en la final de la copa libertadores 2008.


4 comentarios:

Francisco Miller dijo...

Oye Arcos... por Dios Santo que escribes huevadas... pero supongo que es mejor leer esto que leer las mariconadas de la farándula o las malas noticias de la economía.

Alfonso Ernesto Buenano dijo...

Escribir huevadas a algo que l pasa a todo ser humano? Se ven y se leen tatas idioteces que este relato fue jocoso y liberardor para el que lo escribio.... en todo caso buena anedota. X cierto el tma de la caca es algo recurrente en Diego jajajajaja.

La Cabina. dijo...

huevadas no....cagadas en todo caso....jajaja...me alegro que la cagada le haya servido de mayor alivio q la farandula o economia Francisco...saludos

Marcelo Becerra dijo...

ja ja... la plena que Diego tiene una fijación con el cague y con la caca. Les da un tratamiento de asunto de interés nacional a esos dos temas...