martes, 7 de abril de 2015

Ser creativo...



Revelador, ante todo revelador…no suelo poner a prueba o peor aun exponer ante una calificación algún proceso creativo personal, suelo simplemente elaborar los detalles y no esperar u obtener respuestas sobre si mi búsqueda fue dinámica o destacada.

Sin duda la reflexión mas intensa que me deja algún proceso es la misma evaluación de mi creatividad interna, creo que la misma atraviesa una etapa critica, no ha tenido momentos destacados últimamente, padece de una vagancia activa y nada sana.

El aplicar estas técnicas a un trabajo periodístico televisivo seria de gran ayuda en lo que concierne a viejos y repetidos estilos de edición, el caminar por otra acera completamente distinta al conservador y casi predecible forma de intercalar imágenes, textos y testimonios de entrevistados, seria sin duda un camino alternativo digno de investigar para lograr, sino diferentes, si nuevos resultados en la búsqueda de enfocar historias en materia audiovisual.


¿Se puede pulir o sembrar creatividad en nuestro proceso de acción diaria?

No tengo una respuesta sensata, firme o técnica del tema, no siento que soy dueño de credenciales que puedan ser claras en este universo, lo que si puedo es confesar que me apasionaría ser dueño de ideas que hagan a otros ver cosas desde otra óptica, que generen placebos y analgésicos en sus reflexiones y asimilaciones cerebrales.

Debe ser agradable ser un creativo que todos miren o aplaudan, que esa virtud tuya sea reconocida…o a lo mejor no…preferiría no saberlo y saborear el lado artístico del asunto, no tener muchos ojos calificadores sobre lo que hago.

Mas claro, confieso que debo y estoy dispuesto a escuchar a quienes dicen que lo que hago a diario puede mejorar con pormenores creativos que aporten al resultado final de la pieza, en fin.. ser creativo por el beneficio de los demás, mas no por ser “cool” o parte de un culto o falsa hermandad.