miércoles, 5 de agosto de 2015

Participacion Conflictiva

La próxima cita mundialista de países sudamericanos en Chile en categoría sub 17 detrerminó sus clasificados en marzo 2015 en el Campeonato Sudamericano celebrado en Paraguay, obteniendo el cupo mundialista Brasil, Argentina, Ecuador y Paraguay en ese orden.



Después de algunas denuncias sobre la edad de los jugadores juveniles de Ecuador se produjeron investigaciones que determinaron el hecho que por lo menos 3 de esos futbolistas han tenido problemas en sus documentos, y se presume que aquellos han tenido mayor edad que la requerida en ese torneo. El resultado de lo investigado concluyò con sanciones de los referidos jugadores, de aquellas sanciones es fácil deducir que las iniciales denuncias tenían sustento.

La FEF, en declaraciones de sus funcionarios manifiestan no haber conocido esas irregularidades, que no tienen responsabilidad en la adulteración de dichos documentos, y que han sido víctima de engaño.

Confiemos en la palabra de los directivos ecuatorianos, no hay responsabilidad en el ilícito, pero el hecho evidente es que la selección ecuatoriana participó en el torneo sudamericano con jugadores de màs de 17 años en una clara ventaja deportiva ante sus rivales.

La selección uruguaya reclama su cupo al mundial, para ocupar el lugar de los ecuatorianos, basados en el hecho de que éstos no cumplieron con el requerimiento de la edad reglamentaria.

Directivos de FEF manifiestan que al no haber responsabilidad dirigencial no corre peligro el cupo de Ecuador a la justa mundialista y que no debe prosperar el reclamo de los charrúas.

Al respecto considero que el reclamo de Uruguay es justo, se le debería otorgar el cupo al Mundial, porque la dirigencia ecuatoriana es la responsable de inscribir al combinado en el torneo sub 17 y otorga su aval a lo reglamentario de las edades de sus seleccionados. Esa responsabilidad, no culpabilidad puede determinarse en el hecho que las investigaciones debieron efectuarse antes de la inscripción de los juveniles, y si personas naturales tuvieron la percepción de los ilícitos, los directivos debieron también tener la acuciosidad de una prolija revisión de las partidas de nacimiento, ya que como referencia el fútbol nacional ha estado manchado con anteriores situaciones similares.

Si bien es cierto no hay prueba de culpabilidad de la dirigencia ecuatoriana, lamentablemente ese engaño que aducen haber sufrido no tiene por que pagarlo un seleccionado sudamericano como Uruguay que participó en el torneo cumpliendo el reglamento de la edad, y se siente lesionado por la ventaja deportiva de la delegación ecuatoriana que utilizó jugadores mayores a la categoría sub 17.

Si Conmebol no da paso al reclamo de los uruguayos estaría sentando un mal precedente por no sancionar a un país que aunque no tenga culpablilidad, si tiene responsabilidad en inscribir una delegación que no cumplió la edad requerida para el torneo.

En estos meses conflictivos, con serios indicios de irregularidades de los directivos del fútbol sudamericanos, ojalá la Conmebol no cometa otro error de procedimiento.

ANTONIO UBILLA MANCHENO