miércoles, 10 de septiembre de 2014

Dos visiones rapidas y sinceras sobre Cerati

Mi opinión no es objetiva. Sus letras me gustan porque la mayoría no son obvias, no directas sino que se prestan a ser interpretadas casi como uno quiera. Como guitarrista me parece que era bueno pero no un dios. Me gustaba su estilo con la guitarra. Arreglos y acordes no comunes y hasta a veces súper complicados. Y siendo cantante los hacia así y los tocaba en vivo mientras cantaba.
Como cantante me gustaba mucho sin ser tampoco un prodigio. Creo que tenía una combinación excelente de talentos sin desbordar en lo genio.
La verdad es que su música (incluyendo Soda) constituye la parte más extensa de la banda sonora de mi vida.
Sin duda. Mil frases de canciones suyas que uso todo el tiempo o que tienen significado especial para mi o que me vienen a la mente en diferentes situaciones. Es increíble.
ANDRES CHIRIBOGA


No caben palabras para describir el fenómeno que creó, allá a mediados de los 80s, cuando todos escuchábamos música en inglés principalmente, pero eso cambio gracias a él y a su banda.
Fue una revolución total, que dura hasta hoy y lo hará por mucho tiempo más, una revolución basada en una obra gigante que cambió todos los paradigmas que habitaban allá en los 80s.
GIGANTE. Llegó hasta lo mas profundo de muchas generaciones, su obra las influyó, las marcó, estuvo y ha estado presente en ellas, tocó nuestras vidas de una forma singular, aquel que diga lo contrario es un mentiroso o no sabe bien la historia. El rock en español se asentó, se afirmó.
ICONO. Su obra fue creciendo y mejorando al transcurrir el tiempo, nuevas generaciones se fueron sumando a su obra y conociéndola. No caben palabras para describir la nostalgia y la pena profunda que conlleva esta situación. Me siento afortunado de haber podido gozar y disfrutar su obra por tanto tiempo. Me siento afortunado porque pude verlo en vivo, un maestro, completo. Marcó una época que no termina y quién sabe cuando terminará. Solo me queda decir GRACIAS, GRANDE, GIGANTE, GUSTAVO.
ANTONIO BARRIGA