miércoles, 17 de septiembre de 2014

Que gran verdad.

Recuerdan cuando éramos las consolas de juego que todos querian tener...si...no tengo memoria.
Yo jugué hasta el Atari...es mas, como quisiera tener uno hoy.