jueves, 17 de abril de 2014

Una primera observacion a la pelicula de Spencer.


POR ARCADIO AROSEMENA


Alberto Spencer, la película.

Como un simple aficionado al fútbol, y confieso estar atropellando los 50 años, estaba ilusionado con ir a ver el documental sobre Alberto Spencer. Aprovechando que mi papa se entusiasmó, y creo él si lo vio jugar, nos fuimos a cine.
Yo había leído y escuchado mucho hablar de esta “cabeza mágica” de periodistas como Valenciano, don Pepe Calderón, Jacinto Landázuri y muchos más. De un ecuatoriano que no vendió su alma por unos pesos, que en la época de oro del fútbol uruguayo vistió la celeste en el mítico Wembley y anotó el gol del triunfo sin ser uruguayo.
Que fue tan grande como Pelé, pero era ecuatoriano.
Que no tenía miedo a ningún rival, pero eso sí mucho respeto por ellos.
Yo tuve el honor de conocerlo personalmente cuando siendo director de Revista Estadio allá por el año 1999, junto con Alfonso “el Pocho “ Harb presidente de AER y con el apoyo de la Cervecería Nacional, realizamos la elección del deportista del siglo y pudimos hacer que Alberto Spencer esté presente en la gala. Los candidatos de cajón, para no herir susceptibilidades están en orden da aparición, Pancho Segura, Alberto Spencer, Andrés Gómez y Jefferson Pérez, que culminó con la elección de Jefferson como el deportista del siglo.
Sinceramente, la película me pareció más un documental de Peñarol, que del mismo Alberto.
El documental del cual no voy a discutir la calidad de realización, que personalmente me parece deja mucho que desear, no nos muestra el Alberto goleador, no nos muestra su cabeza mágica, no nos muestra su garra y temperamento, y nos muestra su humildad y don de gente.
Ojalá un cineasta ecuatoriano, se anime a demostrarnos, a mostrar a los jóvenes la verdadera dimensión de ALBERTO, y un último comentario, me dio una pena enorme ver la sala vacía éramos 8 personas viendo la película y de lo que averigüe, es el promedio por función.
Alberto a más de gran futbolista, fue un gran ser humano.
PD: no soy crítico de cine, pero creo que hay mucho que explotar tanto en el libreto, como en la cinematografía.